La gran mentira de Pilates

0

– […] Es que tengo la espalda hecha polvo y no me puedo ni mover.

 

– Lo que tienes que hacer es Pilates. ¿Sabes? Pilates no hace mal a nadie.

 

Pasar del sedentarismo a una actividad física de carácter moderado sabemos que supone beneficios saludables y que genera sensación de bienestar. Hacer Pilates, entonces ¿no hace mal a nadie?

En Polestar partimos de una base fundamental: que Pilates es para las personas”.

 

Las personas, sean de la edad que sean, cuando hacen Pilates por primera vez, al tratarse de una actividad basada en que el cuerpo humanos está diseñado para el movimiento y que éste debe ser eficiente, descubren una actividad moderada que les proporciona una nueva sensación de bienestar.

 

Cuando la persona que practica ejercicio es consciente de esa sensación de bienestar o salud puede activar un círculo virtuoso que se retroalimenta (circuito positivo de la práctica de actividad física, en La Actividad Física orientada hacia la salud, Sánchez Bañuelos, 1996):

 

La sensación de bienestar promueve una actitud positiva hacia el ejercicio que lleva a la práctica del mismo y ésta, a una mayor sensación de bienestar.

 

¿Podemos entonces decir que Pilates no hace mal a nadie? ¿Incluso podemos decir que todo el mundo debería practicar Pilates?

Hablemos de los beneficios de Pilates

Al comenzar a practicar Pilates se producen una serie de adaptaciones morfológicas y funcionales, que nos hacen sentir bien y mejoran nuestra salud. Desde un punto de vista psico-biológico, practicar Pilates mejora nuestros sistemas funcionales del aparato locomotor, del sistema cardio-vascular, del sistema respiratorio, del nervioso y endocrino y del metabolismo.

 

Beneficios de Pilates para el aparato locomotor:
Cuáles son los beneficios de Pilates

Los movimientos en Pilates ayudan a mejorar los huesos, estimulando la osteoblastosis, incrementando los niveles de mineralización de los mismos y su densidad. Mejora también la lubricación articular incrementando la movilidad de las articulaciones, actuando de prevención para la artritis y la artrosis. Los músculos y los ligamentos también se ven beneficiados al incrementar la síntesis y ordenación de las fibras de colágeno, la resistencia de tendones y ligamentos y procurándonos una mayor flexibilidad y agilidad.

 

Beneficios de Pilates para el sistema cardio-vascular:

El movimiento ayuda a nuestro corazón, aumentado el tamaño de las paredes del músculo cardiaco y el tamaño del ventrículo izquierdo; los vasos sanguíneos adquieren mayor elasticidad y ayuda a disminuir la tensión arterial. Cuando hacemos ejercicio además aumentamos el gasto cardiaco, teniendo un mayor volumen de hemoglobina total en sangre; mientras que en reposo nuestra frecuencia cardiaca disminuirá y también lo hará la presión arterial, posiblemente también lo haga en trabajos máximos, aumentando la capacidad de asumir mayores retos físicos. Durante la práctica de ejercicio de alta intensidad, el volumen sistólico también aumentará.

 

Beneficios de Pilates para el sistema respiratorio:

La práctica de Pilates nos ayuda a incrementar la fuerza y la elasticidad de toda la musculatura respiratoria, del diafragma, los abdominales y los intercostales. El control eficiente de la respiración durante la ejecución de los ejercicios debe ser algo absolutamente integrado en Pilates, facilitando el movimiento y también incrementando la elasticidad de los músculos respiratorios y de los ligamentos. Con ello logramos aumentar la capacidad vital de la persona, mejorando su frecuencia ventilatoria; ésta disminuirá cuando se realicen trabajos máximos y ejercicios de alta intensidad.

 

Beneficios de Pilates para el sistema nervioso:

Los movimientos eficientes mejoran los procesos del sistema nervioso, la coordinación entre los músculos y la transmisión de información sensitiva y motora entre el sistema nervioso y el aparato locomotor.

 

Beneficios de Pilates para el metabolismo:
El movimiento nos ayuda a mejorar nuestro sistema metabólico, incrementando el consumo de oxígeno máximo y mejora los niveles de HDL (incrementa las lipoproteínas de alta densidad) y reduce los niveles de LDL evitando que el colesterol se deposite en las paredes arteriales.

Todo esto es mentira

Pero efectivamente, todo esto es mentira, si dejamos de lado la premisa con la que empezamos este post, porque nada vale si no nos centramos en las personas. “Cada persona es un mundo.”

 

Por eso, en Polestar instruimos a los monitores de Pilates para que sean capaces de analizar y entender las necesidades específicas de cada persona y que puedan diseñar programas adaptados a las mismas.

 

Y aún bajo esta premisa, decir que “Pilates no hace mal a nadie” es una gran mentira. Seguiremos hablando del tema, desde el punto de vista de Pilates para las personas y analizaremos cuándo el método puede adaptarse y también cuándo no.
¿Crees que Pilates o cualquier otra actividad física puede “no hacer mal a nadie”?

Imágenes de Freedigitalphotos.net cortesía de imagerymajestic y farconville (por orden de aparición).

Deja un comentario