El dolor lumbar es un problema sistémico #HodgesMadrid

0

El pasado Lunes el equipo de Polestar tuvo el privilegio de asistir a la ponencia que impartió Paul Hodges en la Universidad de Alcalá; era la primera vez que Paul Hodges venía a España (#HodgesMadrid) y tras el éxito de la convocatoria quedó más que claro que posiblemente se trata de la personalidad más influyente en temas de dolor lumbar, control motor, fisiología y biomecánica.

 

Los organizadores de la ponencia comentaron que sólo tuvieron confirmación de su visita 6 semanas antes de la fecha prevista y además el único día disponible era un Lunes. Aún así, Paul Hodges fue capaz de reunir a casi 400 fisioterapeutas, entrenadores y profesionales del movimiento en general.

 

Personalmente tuve la oportunidad de escuchar a Hodges en el congreso internacional de dolor lumbar de Dubai, en esa ocasión y, dentro de un ambiente mucho más académico, me encontré un Hodges bastante pegado a las investigaciones, cosa totalmente entendible para un profesor que ha publicado cerca de 100 artículos en los últimos cinco años.

 

En cambio, en esta ponencia, #HodgesMadrid, dentro de un ambiente más distendido y sobre todo con más tiempo para explicar sus ideas, Hodges demostró su capacidad de emplear la evidencia científica en su labor como investigador pero al mismo tiempo mantener una actitud abierta cuando de trata de un entorno clínico. Paul Hodges es defensor de la idea de que el dolor lumbar es un evento bio-psico-social, por tanto se trata de un problema sistémico, con muchas variables que lo influencian.

 

Así que Hodges no es de los investigadores que “hiperanalizan” un detalle, dentro de otro detalle y dentro de otro detalle, no trata de medir absolutamente cada dato que se obtienen en las investigaciones sino que, de forma muy inteligente, es capaz de razonar las implicaciones que tienen los resultados de sus estudios dentro del entorno clínico. Siguiendo la trayectoria de Hodges, es fácil apreciar su inteligencia y cómo cada nuevo estudio viene a resolver las dudas e incertidumbres que se presentan en sus investigaciones.

 

El éxito de Hodges proviene de su capacidad de dar respuestas al dolor relacionándolo con la biomecánica y la neurofisiología.”

 

En lugar de hablarnos de cuántas repeticiones, con cuántos kilos y a qué velocidad hay que hacer los ejercicios, nos habla de unos principios comunes que debe tener el ejercicio orientado a solucionar el dolor lumbar. Paul Hodges tampoco habla ni de “Estabilidad” ni de “Core Control”, sino que habla de “Entrenamiento del Control Motor”, por tanto de un plumazo deja claro que no va sólo de los músculos, que no va de la fuerza, sino de la capacidad de nuestro sistema neuromuscular de funcionar de forma óptima.

 

Qué es el entrenamiento del control motor

 

El entrenamiento del control motor tiene como objetivo optimizar el control del tronco y pelvis. No busca la perfección, no busca la simetría, no busca la fuerza, sino que el movimiento sea óptimo y suficiente para equiparar las demandas funcionales individuales (punto 4).

 

En el entrenamiento del control motor, el interés está en el timing, en la secuencia de activación de la musculatura y Hodges hacía especial énfasis en permitir que los músculos estabilizadores locales funcionen de forma automática y anticipatoria. A mi pregunta sobre si el re-entrenamiento consciente de los músculos locales permite la restauración de su actividad anticipatoria, Hodges contestó que existe numerosa evidencia que así lo sustenta.

 

Por tanto, más importante que la fuerza lo es el timing de activación.”

 

También habla de postura, de movimiento, de recuperar nuestra comunicación sensitiva con los tejidos y de ser capaces de coordinar la diferentes funciones que tienen los músculos del tronco. Hodges se refirió durante la charla al movimiento como una “orquesta” bien afinada, donde cada parte del sistema debe hacer su trabajo de forma óptima, ni en defecto ni en exceso. Es curioso que esa analogía de la “orquesta” se viene oyendo desde hace años en estudios de Pilates de todo el mundo.

 

Y todo esto sin perder de vista los aspectos psico-sociales y la influencia que tienen en la percepción del dolor y en la resolución del problema.

 

¿Y qué ejercicios hay que hacer para entrenar el control motor?

De nuevo, Hodges se basa en unos principios básicos sobre los que se debe sustentar cualquier programa de movimiento para entrenar el control motor. No especifica ejercicios, ni cargas, ni repeticiones, ni series, ni tiempos, ni nada… Solo movimiento de calidad en busca del la optimización del control.

 

Principios básicos de un programa de movimiento

 

En mi opinión, el punto 4 de este slide debería ser el primero: sin una buena evaluación, es imposible crear un programa de ejercicios adecuado para las necesidades particulares del paciente, por eso no entiendo cómo puede haber tantos profesores de Pilates impartiendo clases sin hacer una evaluación previa y sin realizar un proceso de razonamiento que les permita desarrollar un programa que solucione los problemas individuales del paciente.

 

Hodges hizo especial énfasis en que el control debe ser dinámico, no consiste en aumentar la rigidez tanto como sea posible sino en encontrar el equilibrio óptimo entre rigidez y movilidad.

 

Control óptimo de la columna y la pelvis

Pilates para el control motor según Hodges

Tras la ponencia de Hodges no es difícil de entender que él mismo mencionara Pilates como un sistema válido para optimizar el control motor, pero no cualquier Pilates, sino uno basado en unos principios sólidos acordes al diseño y funcionamiento del sistema neuro-músculo-equelético y que tenga en cuenta los factores bio-psico-sociales que intervienen en el movimiento. Por este mismo motivo, Polestar es reconocida mundialmente por ser la única escuela que enseña este enfoque a sus futuros profesores de Pilates.

 

Personalmente quiero dar las gracias a Paul Hodges por compartir su tiempo y conocimientos en #HodgesMadrid con fisios y profesionales del movimiento de España y por mostrarnos como es compatible ser uno de los investigadores más prolíficos del mundo y al mismo tiempo un clínico abierto, inclusivo y que centra sus tratamientos en la personas, no en los datos.

 

Y tú ¿estuviste en #HodgesMadrid? ¿qué te parecieron sus argumentos y explicaciones?

Deja un comentario