Banco de Pruebas: Discos Deslizantes

0

Quien piense que una tabla de ejercicios de Pilates es algo inamovible y que una vez aprendidos, no hay más que hacer sino ejecutarlos, se equivoca. Las opciones que nos brinda Pilates a la hora de crear una sesión de movimiento son inagotables. Y cuando le sumamos el uso de máquinas con el Reformer, la Silla, el Cadillac… o implementos como la Fitball, las Thera-bands, el Oov, el Foam-roller… las posibilidades son infinitas.

 

Pero no todo casa bien con todo… Hay ciertos movimientos que resultan mucho más fluidos y sencillos de realizar depende de con qué implementos o máquinas los hagamos y también ocurre lo contrario.

Hoy en el Banco de Pruebas de Polestar Pilates hemos querido testar con nuestro probador oficial, el educador de Polestar Pilates España Carlos Marín, los discos deslizantes (sliding discs), también conocidos como sliders (“deslizadores”) o gliders (“planeadores”)

 

Qué son los Discos Deslizantes

Discos K-GLIDE K-WELL para Pilates.
Discos K-GLIDE K-WELL, la opción de discos deslizantes que ofrece TecnoSport Condition.

Los deslizadores son unos discos de reducido tamaño (aproximadamente de entre 22 y 26 cm de diámetro y un grosor de 1 cm, aunque la medida puede variar según la marca y modelo) que vienen recubiertos de PVC y de un material técnico. Su composición permite que se deslicen en suelos de madera, parqué y en superficies laminadas.

 

Con los discos deslizantes se pueden realizar movimientos y ejercicios que habitualmente se practican en entrenamientos de bajo impacto y para trabajar piernas, brazos y el control central, sumándoles la técnica del deslizamiento. El resultado es un entrenamiento completo y bastante intenso.

 

Discos deslizantes para Pilates de Dalter.
La opción de Dalter, los Slide con un diámetro de 22 cm.

Incluir ejercicios con los discos deslizantes en tus sesiones de Pilates puede añadir diversión a tus clases y novedad. Podrás sumar la técnica del deslizamiento a ejercicios que habitualmente se realizan sobre el mat, como la Quadrupedia, deslizando mano o pie; el Kneeling Cat Stretch, deslizando las manos hacia delante; el Prono Press-up, con los discos bajo las manos… En general, los discos deslizantes te permiten darle una vuelta de tuerca a los ejercicios habituales.

 

Pero antes de decidirte a hacerte con unos sliders, echa un vistazo al vídeo que Carlos Marín nos ha preparado, en el que analiza las posibilidades que brinda este implemento para una sesión de Pilates.

 

		

 

Lo que más nos ha gustado de los Discos Deslizantes

Gliding Discs para sesiones de Pilates
Discos de la marca Gliding, son los que hemos utilizado en nuestro vídeo, de venta on-line.

Da la sensación de tener una gran facilidad de movimiento
Es muy divertido, tienes una sensación de fluidez y le da un aire de juego a la clase.
Deslizan mucho en general: hemos probado otros materiales como toallas o paños y deslizan menos. En el caso de un disco tipo frisbi que también hemos usado para comparar (con un trozo de colchoneta dentro para que no duela el apoyo) desliza muy bien pero se puede dañar según de en qué tipo de suelo se utilice.
Amplía considerablemente los ejercicios de suelo, es muy dinámico y motivante.
Este implemento se puede combinar con cinta elástica para reducir el rango articular al que se puede llegar en algunos ejercicios y que pueden suponer un riesgo.

 

Lo que nos ha gustado menos de los Gliders

Necesitas tener un buen control de ti mismo ya que te puedes caer o hacerte daño.
Dependiendo de dónde los utilices, pueden no resultar cómodos, por ejemplo, si los utilizas en las rodillas producen bastante dolor.
No son aptos para todos los públicos. Por su peligrosidad y por el control corporal que exigen, pueden resultar peligrosos para que los utilicen las personas mayores.
No cabe el pie entero dentro del disco, lo que implica que se frene el movimiento cuando toca el talón o la punta del pie en el suelo. Además es tedioso estar recolocándolo y pendiente de que no se salga el pie en lugar de sentir el ejercicio.
Los discos no deslizan igual en todo tipo de suelos y es incompatible con los de piedra y, cómo no, con los suelos anti-deslizantes.

 

Son divertidos y quizás tus alumnos con un mayor control corporal se diviertan utilizándolos… pueden ser una buena herramienta para que hagan algo de Pilates durante las vacaciones de verano. Pero claramente, no se los podrás recomendar a todos tus clientes, pues implican cierto riesgo y algunas personas se podrían hacer daño.

 

Y tú ¿has utilizado alguna vez los discos deslizantes? ¿qué tal la experiencia? ¿los usas en tus clases de Pilates?  

Deja un comentario