¿A qué suena tu negocio de Pilates? – Parte II

2

Después de tener claro que la música en tu negocio de Pilates puede cumplir un papel fundamental para mejorar la experiencia de los clientes, nos planteamos si las clases de Pilates con música también podrían ser mejores.

 

Cuando hablamos de una sesión de Pilates, existen muchos factores a tener en cuenta que un buen instructor de Pilates considerará en la preparación de su clase. Por eso, hemos querido elaborar este post con la colaboración de todos los profesionales de Pilates que se han animado a dejarnos su opinión en las diferentes redes sociales. ¡Muchísimas gracias a todos los que han particapdo en los debates en Twitter, Facebook y en nuestro grupo de Linked In.

 

Dejando a un lado el aspecto técnico de la clase de Pilates, para considerar si debemos poner música o no, lo primero a tener en cuenta es el nivel del alumno. Y es que si vamos a dar una clase con un alumno nuevo o que lleva poco tiempo practicando el método Pilates, utilizar música en la sesión puede resultar perjudicial, ya que podría afectar a su concentración y por tanto a la ejecución de los ejercicios de Pilates.

 

Son muchos los que coinciden en este aspecto y resaltan que cuando dan una clase de Pilates, sobre todo si es en máquinas, prefieren utilizar la música de su propia voz para dirigir la sesión:

 

Musica en Pilates

 

Musica en Pilates

 

Hay investigaciones que han demostrado que la música produce una respuesta dinámica en el sistema nervioso. ¿Debería entonces la música ser un componente obligatorio en las clases de Pilates? Ya es bastante difícil hacer la primera conexión cuerpo-mente como para añadir una distracción como sería la música. ¿o no?

Algunos explican que utilizan música en las sesiones de Pilates, pero con poco volumen, de forma que las explicaciones del instructor de Pilates sigan captando la atención del alumno y sean percibidas correctamente. Recordemos que la comunicación verbal, pero también la no verbal, son fundamentales para la experiencia del alumno de Pilates.

 

Música en las sesiones de Pilates

 

Una buena recomendación si te estás planteando añadir música a tus clases de Pilates es empezar no sólo con la música a bajo volumen, sino haciendo una selección musical cuyo ritmo sea tranquilo y que no vaya a más:

 

Clases de Pilates con musica

 

¿Cómo suena una clase de Pilates?

Los instructores de Pilates que habitualmente incorporan música en sus sesiones con alumnos utilizan diferentes estilos musicales dependiendo de la clase y del momento. Hacer una buena selección no es fácil y como dice el refrán “para gustos, colores.” Hay quienes además de los sonidos de la naturaleza y la música clásica tranquila, recomiendan utilizar la música para ayudar a seguir el ritmo del movimiento.

 

Musica en Pilates y el sonido de la respiracion

 

El uso de la respiración percusiva como “música” en una clase de Pilates en Polestar nos encanta. ¡Qué mejor sonido que el de nuestro propio cuerpo para inducirnos a un movimiento controlado y preciso!

Otros profesionales del Pilates utilizan estilos que quizás nunca te hubieses planteado utilizar en una clase de Pilates. Pasqual se plantea si utilizar la música que a él más le gusta, la electrónica, y nos deja algunos temas como este de Delta ¿a ti qué te parece?

 

 

A Regina le encajan muchos artistas y estilos musicales en sus clases de Pilates colectivas, que no tienen por qué ser temas aburridos ni relajantes. Y es que el sonido de la respiración de una clase entera puede resultar algo “incómodo” para algunos instructores de Pilates e incluso a sus propios alumnos.

 

El sonido de la respiracion de una clase de Pilates

 

Esta Playlist que hemos encontrado en Internet recopila diferentes estilos de música y entre ellos hemos encontrado varios que le gustarían a Regina, quizás a ti te puedan encajar también: 20 free Pilates Playlists.

Como ves, en cuanto a gustos musicales para las sesiones de Pilates, tenemos un poquito de todo: Los que hacen Pilates escuchando sólo su cuerpo, los que usan la música para momentos concretos, los que la ponen baja, los que mezclan estilos, los que sólo escuchan clásica…

 

Lo bueno que tiene esto de las redes sociales es que además de compartir nuestras ideas, en este caso sobre A qué suena Pilates, es que además, podemos compartir la música que usamos para nuestras sesiones. Ofelia, que tiene claro que hay buscar el equilibrio musical en las clases de Pilates, comparte su selección con los instructores que quieran “musicalizar” sus clases:

 

 

Y tus clases de Pilates ¿cómo suenan?

Imagen cortesía de James Barker en FreeDigitalPhotos.net

2 comentarios

  1. Hola, el Reiki, el yoga y la meditación son mis pasiones. Gracias por el artículo, me ha resultado muy interesante.

  2. Carlos Marín

    5 años

    Desde que comencé a dar clases de pilates he utilizados música "de fondo". Es cierto que la voz del profesor ha de ser el sonido principal que el alumno escuche durante la sesión, si bien también es cierto que en el desarrollo habitual del día de cada persona, mil sonidos se cruzan con aquellos a los que el individuo pretende o debe prestar atención. Un silencio absoluto es tan desconcertante como un ruido atormentador. La música es un sonido agradable, siempre que esté bien elegida.

    Efectivamente, si el nivel del alumno no es muy avanzado puede crear cierta distracción, pero tanto más puede hacerlo la falta absoluta de "ruido" en la sala. No estamos acostumbrados a ello. Un leve fondo sonoro, agradable, tranquilo, armónico, puede ayudar a la concentración del alumno siempre que no se convierta en el objeto absoluto de su escucha.

    Quizás en estados más avanzados del alumno podríamos probar incluso a ejecutar los movimientos al ritmo de la música, como un elemento más que nos permita incrementar la "dificultad" o el reto de la sesión, al igual que realizamos variaciones incrementando el ritmo de ejecución o alterando la respiración. El "timing" es un elemento a considerar como parte de un ejercicio. Sincronizar la flexión del hombro con la extensión de la cadera es un reto en algunos ejercicios, cuanto más si lo hacemos al ritmo impuesto por una música que además de agradable nos impone el ritmo de ejecución.

    En sí, como todo, el uso o no de música en nuestras sesiones dependerá de los objetivos marcados, el nivel del alumno, las características de la sala (si ya hay ruido de fondo, incorporar música creará mas caos que concentración), y otros tantos factores que debemos tener en cuenta.

Deja un comentario